volver
  • Información al día - Enero 2017

    PUBLICADO: 20 · 01 · 2017 Derecho Civil, patrimonial e inmobiliario

    LAS CLÁUSULAS SUELO EN LOS PRÉSTAMOS HIPOTECARIOS Y LOS EFECTOS DE SU POSIBLE NULIDAD

    ¿Qué es la cláusula suelo?

    Cuando hablamos de cláusula suelo en un préstamo hipotecario, nos referimos a una cláusula contractual que se encuentra en la escritura de la hipoteca que hemos firmado y que establece un tipo de interés mínimo para el cálculo de las cuotas del préstamo. En este sentido, aunque tengamos pactado un interés variable (normalmente calculado con un diferencial por encima del Euribor) y dicho interés tenga una evolución a la baja, la cláusula suelo impedirá que los intereses aplicados puedan ser inferiores al interés mínimo que ha previsto. Así, la cláusula ha actuado durante los últimos años como barrera o tope que ha impedido rebajar el importe de la hipoteca que se paga cada mes a la entidad bancaria.

    ¿Cómo actúa en el cálculo de las cuotas hipotecarias?

    A título de ejemplo, si firmamos un préstamo hipotecario por un importe de 180.000,00€ a 30 años con el tipo de interés variable a aplicar de EURIBOR + 1%, pero con una cláusula suelo que establece que el interés a aplicar no estará nunca por debajo del 3%, y si tenemos en cuenta que actualmente el EURIBOR está situado alrededor de -0,080%, significará que la cuota hipotecaria mensual que nos aplicará el banco será claramente superior a la que resultaría de no existir dicha cláusula:

    o   Cuota mensual con el interés variable (EURIBOR + 1% = 0,92 %): 572,36€.

    o   Cuota mensual con la cláusula suelo (interés del 3%) que nos aplicará el banco: 758,89€.

     ¿Qué declara la jurisprudencia?

    La Sentencia dictada por la Sala Primera del Tribunal Supremo de fecha 9 de Mayo de 2013 (confirmada por la Sentencia de 25 de Marzo de 2015) estableció que la inclusión de las cláusulas suelo en los préstamos hipotecarios no es ilícita, pero declara su nulidad cuando no se haya informado al consumidor (persona física) de manera clara, destacada y comprensible. Sin embargo, el Tribunal Supremo consideró que la nulidad de la cláusula sólo obligaba a las entidades bancarias a la devolución de las cantidades percibidas de más a contar des del 9 de Mayo de 2013 (fecha de la primera sentencia).

    No obstante, recientemente el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en una Sentencia de 21 de Diciembre de 2016, rectifica el criterio anterior del Tribunal Supremo respecto a la limitación de las cantidades a devolver como consecuencia de una cláusula de suelo nula, y establece que deben devolverse los intereses cobrados de más desde el momento en que se empezó a aplicar la cláusula (que puede ser anterior al 9 de Mayo de 2013).

    De manera que, actualmente es posible instar la nulidad de la cláusula suelo y reclamar la devolución de TODAS las cantidades pagadas de más como consecuencia de su aplicación, y por ello les ofrecemos desde Ribas Àlvarez nuestros servicios profesionales con el fin de realizar un primer estudio gratuito de su caso concreto y con ello valorar las acciones a llevar a cabo.

    Joan Vidal i Vidal
    Abogado