volver
  • Información al Día - Febrero 2016

    PUBLICADO: 29 · 02 · 2016 Fiscal Individual, Fiscal Sociedades, Fiscal Internacional

    CAMBIOS EN LA TRIBUTACIÓN DE LAS SOCIEDADES PATRIMONIALES EN EL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

    El día 1 de Enero de 2015 entro en vigor la Ley 27/2014, de 27 de Noviembre, del Impuesto sobre Sociedades en la que tenemos por primera vez una definición sobre qué se entiende por sociedad patrimonial en la normativa del propio Impuesto sobre Sociedades y por tanto, no hay que buscar esta definición en la normativa de otros impuestos (como el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) como venía ocurriendo hasta 31 de Diciembre de 2014. Este hecho es muy importante porque ya no habrá dudas de interpretación ni dudas sobre si era o no necesario hacer una interpretación análoga a la que se hacía en otros impuestos.

    El artículo 5.2 de la Ley 27/2014 establece que: “A efectos de lo que se prevé en esta ley, se entenderá por entidad patrimonial y que, por tanto, no realiza actividad económica, aquella en que más de la mitad del activo esté constituido por valores o no esté afecto, en los términos del apartado anterior, a una actividad económica”. Por tanto, esta definición sólo es aplicable en el Impuesto sobre Sociedades, pudiendo darse el caso de que a efectos de otros impuestos tengamos una definición diferente.

    Vamos a profundizar en los dos casos en que una entidad será patrimonial a efectos del Impuestos sobre Sociedades.

    a) más de la mitad del activo esté constituido por valores

    Si la patrimonialidad de una entidad se calcula en base a la proporción de los valores sobre el activo, habrá que tener claro qué son valores a efectos de la Ley del Impuesto sobre Sociedades. En el propio artículo 5.2 se define qué se computa y qué no se computa como valores. Pero, ¿cuándo y cómo debe realizarse este cálculo? La respuesta la tenemos en el propio artículo 5.2 que nos señala que los importes a comparar serán los que se deduzcan de la media de balances trimestrales del ejercicio de la entidad (o del grupo de sociedades según la definición del artículo 42 del Código de Comercio). Por tanto, no hay que hacer un cálculo según el balance a 31 de Diciembre (como hemos hecho hasta el ejercicio 2014) sino según la media de balances trimestrales, que nos puede dar o no un cálculo totalmente diferente. Este es un punto a revisar en la liquidación del Impuesto sobre Sociedades de la entidad.

    b) más de la mitad del activo no esté afecto a una actividad económica

    El artículo 5.1 de la Ley 27/2014 define qué se entiende por actividad económica en términos generales y también en el caso particular de alquiler de inmuebles. En el caso de alquiler de inmuebles es donde encontramos la diferencia más importante, ya que a partir de 1 de Enero de 2015 ya no es necesario local afecto para que exista actividad económica a efectos del Impuesto sobre Sociedades. Aunque la Ley 27/2014 y su reglamento no establecen ninguna cuantificación numérica sobre la necesidad de un número de inmuebles mínimo para considerar que se realiza una actividad económica, hay que recordar que existen diferentes consultas de la Dirección General de Tributos y resoluciones de diferentes tribunales que especifican claramente que no es necesaria una persona a jornada completa para gestionar un solo contrato de alquiler o varios contratos de alquiler que son los mismos desde hace unos años. Este es un punto a revisar en la liquidación del Impuesto sobre Sociedades de la entidad.

    De nuevo, esta definición es a efectos sólo del Impuesto sobre Sociedades. Hay que recordar que en Cataluña a efectos del Impuesto sobre Patrimonio y del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones que hay que contar con un local afecto para que las participaciones de una entidad dedicada al alquiler de inmuebles puedan disfrutar de la correspondiente exención en el Impuesto sobre Patrimonio o reducción del 95% en su tributación en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

    Por todos estos motivos es muy importante revisar de nuevo si, las sociedades que puedan considerarse patrimoniales,  cumplen las condiciones para disfrutar de la tributación más beneficiosa en todos los impuestos, por lo que estamos a su disposición para resolver todas las dudas que puedan surgirles al respecto, así como para tener reuniones necesarias para la completa revisión de la tributación de las sociedades que puedan considerarse patrimoniales.

    Josep Bundó i Gelada
    Asesor Fiscal