volver
  • Información al día - Junio 2017

    PUBLICADO: 30 · 06 · 2017 Fiscal Individual, Fiscal Sociedades

    INCENTIVOS FISCALES AL MECENAZGO

    La Ley 49/2002 de 23 de Diciembre del Régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y los incentivos fiscales del mecenazgo establece diversos incentivos fiscales para aquellas personas o entidades que colaboren con organizaciones sin ánimo de lucro que ayuden a la consecución de objetivos de interés general. La misma Ley 49/2002 establece cuales son las entidades sin ánimo de lucro que pueden ser objeto de este mecenazgo y el tipo de mecenazgo que se puede conceder.

    Aunque es conveniente informarse sobre el cumplimiento de las condiciones de la normativa por parte de la entidad receptora, en la práctica la condición de la entidad donataria queda establecida con un certificado que ella misma expedirá.

    Existen cuatro formas de mecenazgo que conllevan diferentes incentivos fiscales, tanto en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) como en el Impuesto sobre Sociedades (IS) de los donantes:

    a) La Donación, que es la entrega de aportaciones a la entidad sin ánimo de lucro. Estas aportaciones no deben ser necesariamente con dinero y permiten una deducción entre el 30% y el 75% de su valor en el IRPF y en el IS, con un incremento del 5% si son recurrentes (si se repiten en más de dos ejercicios consecutivos). El 75% se aplica sólo en el IRPF para los primeros 150,00 euros. En el caso del Impuesto sobre Sociedades el gasto no tiene consideración de gasto deducible, aunque se conceda la deducción. En los dos impuestos la deducción tiene un límite máximo aplicable.

    b) Los Convenios de Colaboración, que son la modalidad dirigida a los empresarios individuales y a las entidades jurídicas. La entidad donante firma un convenio con una entidad sin ánimo de lucro y esta última recibe una donación que destinará a la consecución de un proyecto de interés social a cambio de dar a conocer la participación del donante. La ley considera que esta aportación es deducible como gasto de la actividad en el momento de calcular el resultado de la actividad del empresario individual o la entidad jurídica (sin esta norma sería una liberalidad no deducible fiscalmente).

    c) Gastos en Actividades de Interés General, que se refiere a cuando el donante asume un gasto de interés general de la entidad sin ánimo de lucro y el gasto se considera gasto de su actividad y no una liberalidad.

    d) Participación en Programas de Interés General, que está dirigida a la colaboración con eventos de interés general (Juegos Olímpicos, año Jacobeo…). Estos eventos deben tener un patronato receptor de las donaciones y deben estar establecidos por ley. Es la propia Agencia Tributaria, como miembro del patronato, quien recibe y certifica las donaciones.

    En cualquier caso, toda la colaboración con una entidad sin ánimo de lucro, sea de la modalidad que sea, debe certificarse por la entidad con tal de que sea deducible. Es importante que se disponga del certificado antes del momento de aplicar la deducción en el impuesto correspondiente.

    Atentamente,

    Jordi Bonmatí Roura
    Asesor fiscal y abogado